Perfumes

¿Con qué se hace el perfume?

Historia del perfume

Las más frescas

 

 

 

Ámbar de Jesús del Pozo

 

Jesús del Pozo quería una fragancia de Ambar porque, según él, el ámbar es en el perfume lo que el corsé en los vestidos de época. No se ve, pero se sabe que está, y da estructura al resto del vestido. Y Marie Salamange, la joven nariz de la casa Firmenich ha empleado ámbar gris junto con ámbar 83, que es un compuesto sintético para conseguirlo.  También ha usado Iris para conferirle un carácter apolvado.

El frasco ha sido diseñado por Juan Gati, el director artístico predilecto de Jesús del Pozo que ha diseñado todos sus frascos y visuales de publicidad.

El color y la forma son copia de un tipo de ámbar, que  puede tener muchos tonos.  El cuello del frasco está adornado con un medallón. Una pequeña pieza metálica en la que leemos el nombre de la fragancia y el nombre del diseñador, en una tipografía absolutamente vinculada con el Art Nouveau. Se presenta en gtres tamaños: 30, 50 y 100ml, que mantienen la misma forma curvada e irregular, del ámbar verdadero.

El estuche es de Cartón Kraft, como las bolsas de la boutique de Jesús del Pozo, enlazado con una cinta negra.

El perfume Ámbar quiere representar la sensualidad más femenina.

¿Qué es la sensualidad?

La sensualidad para Jesús del Pozo es como el mensaje sensible pero no visible que proyecta una persona estimulando los sentidos de los demás. La persona sensual estimula los sentidos de los demás y suscita en todos distintas reacciones asociadas con las emociones. 

La sensualidad tiende a la innovación, despierta la curiosidad y la imaginación. Una persona sensual es aquella que provoca atracción o reacción en los sentidos de otra. La sensualidad que se irradia proviene de dos fuentes diferentes; una se encuentra en el interior y la segunda en el exterior.

Su poder sensual interior proviene de sus pensamientos, de su energía, de sus sentimientos y de su magnetismo personal, en una palabra, de su personalidad.

AMBAR, la nueva fragancia de J. del Pozo, quiere sublimar la sensualidad proyectándola a un grado superior no meramente erótico sino integral de la persona, y esto es lo que percibimos espiritualmente. También ha diseñado un vestido con el mismo concepto.

Precio: 27,00 - 44,00 y 59,00 euros

Volver a Perfumes con ámbar, vainilla o flores

Volver a nuestras fragancias  favoritas del 2010