Raíces y Rizomas

Si las flores de algunas plantas no ofrecen posibilidades de extracción, sus raíces dan en cambio bellísimas esencias. Por este motivo los perfumistas utilizan esos rizomas en muchas composiciones.

EL LIRIO
Entre las trescientas especies conocidas sólo dos se usan en perfumería, el Iris florentina y el Iris pallida, cultivadas principalmente en Marruecos y en la región de Florencia. Sus
raíces son lo que buscan los perfumistas y su olor difiere del de la flor y posee la particularidad, una vez tratada, de parecerse al olor de la violeta. Hay que contar tres años entre la plantación del rizoma y su recolección. Se necesitan tres años más para el secado y obtener un óptimo rendimiento olfativo. Al momento se machacan las raíces, metiéndolas en agua destilada. Con una tonelada de lirios se logran dos kilos de un aceite esencial sumamente caro. El olor es sutil y muy potente a la vez. Da una nota tenaz floral, pesada y maderera que recuerda los polvos de arroz de nuestras abuelas. Se habla de olor irisado cuando domina el de las raíces de lirio.


Entre las demás plantas cuyos rizomas se utilizan pueden citarse el gengibre (Zingiber officinale), cultivado en China, la India, en Liberia y en Jamaica.
Aunque su empleo sea ante todo culinario, los perfumistas también utilizan su esencia tras destilación. El levítico (Levisticum officinale) es una hierba alta que ya cultivaban los romanos. Sus raíces destiladas dan una esencia potente y cálida que obra maravillas en las composiciones madereras, orientales o especiadas. Los perfumistas utilizan igualmente las raíces de la valeriana (Valeriana officinalis) y las del costus, de Cachemira, que daban, una vez destilada, una fragancia animal muy pronunciada, antes de que la legislación prohibiese su uso. Finalmente, el espinacardo, que los indios llaman kus kus, y es una planta gramínea cultivada principalmente en Haiti, la India, Indonesia y en la Isla de la Reunión. Sus raíces destiladas dan un aceite esencial que no siempre se emplea tal cual en los perfumes, sino que de las mismas extraen el acetato de espinacardo.