Belleza

 

 

 

Luz, Color y brillo para el cabello

Cebado propone colores cálidos en otoño con rubios y marrones difuminados.

"El despliegue de color, nos dice, es de gran importancia esta temporada, tanto en cabellos cortos como largos. Rubios, marrones y mazorca para los matices más rojizos".

El trabajo técnico: muestra su complejidad con un auténtico ejercicio de brillo y color, trabajando sobre la base del color natural para añadirle un plus de realce, que puede ser de lo más discreto, hasta cambiar totalmente la tonalidad original recreando matices y claroscuros dentro de la misma gama.

Más realce y densidad: la coloración en Cebado se realiza  para dar más relieve y textura al corte. Los marrones se trabajan con distintas intensidades, respetando las raíces si son ligeramente claras, para darles toda la fuerza a medios y puntas con rubios cálidos y dorados. La temporada busca la nota de calor que hace las facciones más atractivas en invierno.

Raíces difuminadas: partiendo siempre de la naturalidad en el color, las raíces se difuminan para dar más intensidad a las puntas. Los contrastes son discretos, dentro de la misma gama de color, sin efectos radicales.

Tratamiento del color: con esta nueva coloración no se hace necesario retocar las raíces cada mes, porque los claroscuros trabajados con dos y hasta con tres colores distintos, permiten prolongar el trabajo técnico hasta dos o tres meses en función del color de las puntas. Sólo será necesario utilizar en casa productos protectores de la coloración para que no se desvanezca el pigmento asegurando así, el brillo y la luz por más tiempo.

Volver a la Home Page