Más...

 

Eau Lactée, autobronceador de

Clarins

 

Dicen que es el primer autobronceador que se aplica con un algodón, de manera fácil y eficaz, y proporciona un tono bronceado tan auténtico que sorprende.

 Si consultas la información sobre los demás productos que hemos probado verás que a casi todos les encontramos pegas de distinto tipo y que ponemos en cuestión la veracidad de la publicidad sobre los mismos. Sin embargo, con este producto  no nos queda más remedio que reconocer que  tiene una textura  más ligera y fácil de aplicar que la de cualquier otro autobronceador que hayamos probado, fresca como el agua y suave como la leche y que proporciona un tono de bronceado tan sutil y natural, que hay quien repite la operación.

Para aplicarlo sólo hay que poner unas gotas en un algodón  y pasarlo por el rostro, el cuello y el escote. No existe el riesgo de una mala dosificación o de una aplicación poco homogénea.  La textura se funde de inmediato con la piel secando al instante sin dejar rastros.

Los componentes son DHA y eritrulosa, uno produce melanoides amarillentos mientras que los melanoides del otro, tienen un tono marrón rojizo. El secreto está en la dosificación de estos dos componentes para producir un tono naturalmente dorado, que proporcione a las pieles claras un tono soleado y las morenas un tono bronceado.

Otros productos que hemos probado