Información

PRODIGY de Helena Rubinstein, tratamiento antiedad concentrado

 

El “clain” de este producto, una crema antiedad dice que “a veces la ciencia hace prodigios” y después de probarla durante un tiempo razonable pienso que  este no ha sido uno de sus mejores momentos.

Los resultados después de esta prueba no justifican ni el nombre ni el precio.

Es verdad que usando la crema cada día la piel aparece más unificada, más hidratada y con mas luz, pero eso mismo sucede con cualquier crema de farmacia por una décima parte del precio.

Los resultados que promete sobre la estructura de la piel, más firme, tónica y densa, son difíciles de evaluar a simple vista, aunque estamos seguros de que habrán realizado los tests y análisis pertinentes para poder afirmarlo.

La textura y el olor que son aspectos que todos podemos apreciar tampoco han sido muy conseguidos, según mi apreciación completamente subjetiva.

 La textura, que su prospecto  define como untuosa y densa, resulta excesivamente espesa  y  deja una capa grasienta sobre la piel que tarda en absorberse más de lo deseado.

Nuestro diagnóstico es el de una crema que defrauda porque, tanto por el precio como por el nombre, esperas todo lo que promete en su literatura y las expectativas que no se ven cumplidas. 

 

 

Otros productos que hemos probado