Más... Cara

 

 

 

Conoce tu piel

La piel no es sólo el envoltorio de todo el cuerpo sino uno de sus principales órganos, el mayor de todos ellos, por lo que requiere unos cuidados especiales. Saber  de qué elementos está compuesta y cómo funcionan permite acertar con el mejor tratamiento.

 

La piel tiene tres capas perfectamente diferenciadas: La exterior, llamada epidermis, que sirve de barrera natural al cuerpo y constituye el principal medio de refrigeración y ventilación; La intermedia o dermis, que contiene un rico plexo de vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas, vasos linfáticos, glándulas sudoríparas, células grasas y los folículos pilosos; y la más interna, llamada hipodermis o tejido celular subcutáneo, que contiene el tejido graso, los vasos sanguíneos y linfáticos y actúa como un colchón que protege todos los más órganos.

 

Envejecimiento cutáneo
Los científicos afirman que el envejecimiento de la piel tiene lugar en el tejido de la dermis, formado en un 70% de colágeno. De esta proteína tenemos 2 tipos: uno soluble y otro insoluble. El soluble es el característico de la piel joven, con moléculas muy dinámicas capaces de desplazarse, dando la  posibilidad a la piel de absorber humedad.
Cuando la piel envejece las moléculas de colágeno tienden a "cruzarse" y se forma el colágeno insoluble. El tejido conectivo pierde su capacidad de absorber humedad y la piel se vuelve seca, arrugada y envejecida. Los últimos avances científicos han proporcionado cremas con colágeno soluble,  "Soluble collagen", que puede ser absorbido por la piel. Aunque éste difícilmente llega a la dermis, es capaz de regenerar la epidermis eliminando el aspecto seco y envejecido.



La epidermis,  es la encargada de

  •  Una capa basal formada por una sola fila de células que se denominan queratinocitos. Aquí es donde las células epidérmicas se multiplican por mitosis sucesivas. El proceso de maduración de los queratinocitos se llama la “queratinización” (las células llegan a la capa córnea y se desprenden). Luego se encuentran los melanocitos que contienen los melanosomas, los cuales sintetizan un pigmento, la melanina, responsable de la coloración de la piel y de los cabellos. 

  • El cuerpo mucoso de Malpighio, formado por 4-8 capas de células; supone la mayor parte del espesor de la epidermis. También se encuentran  aquí las células de Langerhans, con función inmunológica. 

  • La capa granulosa,  constituida por 1-5 estratos de células que contienen proteínas en su citoplasma. 

  • El estrato lúcido, formado por una sola fila de células aplanadas con muchas proteínas ligadas a fosfolípidos en su citoplasma.

  • La capa córnea,  constituida por varias capas de células que se adhieren  entre ellas y sobreviven un tiempo en la superficie de la epidermis, constituyendo un film protector y resistente. Estas células han perdido su estructura vital, son células muertas que terminan desprendiendose. 

 

La dermis

Es  considerada la parte fundamental de la piel porque es donde se encuentra la gran reserva de agua y constituye el auténtico tejido de sostén  de la piel gracias a su estructura fibrosa. Es también el lugar de expansión de las redes vasculares y nerviosas y el terreno en el que se alimentan los anexos pilo-sebáceos  y sudorales. Consta de dos zonas: la dermis superficial, en la cual se realizan los intercambios nutritivos con las capas profundas de la epidermis, y la dermis reticular, tejido conjuntivo fibrilar en el convergen multitud de terminaciones nerviosas, capilares y proteínas fibrosas. 

 

La hipodermis 

Separa la dermis de las partes profundas y de los músculos subyacentes. Está constituida por un tejido adiposo. En él, las células grasas están organizadas en lóbulos adiposos separados entre sí por tabiques de fibras de colágeno que sirven de paso a los nervios para llegar a la dermis. La hipodermis confiere a la piel una gran flexibilidad, un aislamiento térmico eficaz y constituye una reserva nutritiva para el organismo. 

 

Funciones de la piel

  • Función barrera frente a la entrada y salida de sustancias: impide la entrada de sustancias nocivas para el organismo y la salida de sustancias imprescindibles para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

  • Función barrera frente a las agresiones mecánicas (la dermis puede soportar fuerzas de comprensión y estiramiento), térmicas (la piel capta los cambios ambientales e informa de ellos al sistema nervioso central, para que ponga en marcha sus mecanismos), eléctricas (el estado córneo seco es un mal conductor de la electricidad) y ultravioletas (los organismos se han adaptado a las radiaciones solares mediante la formación de melanina, aunque ciertas radiaciones ultravioletas consigan penetrar y lesionar las células cutáneas).

  • Función barrera frente a la entrada de microorganismos.

  1. Capa córnea

  2. Capa granulosa

  3. Cuerpo mucoso de Malpighi

  4. Papilas dérmicas

  5. Glándula sebácea

  6. Pelo

  7. Glándulas sudoríparas

  8. Músculo ligado al pelo

  9. Vasos sanguíneos

  10. Panículos adiposos de la hipodermis

 

© Copyright. Aviso legal Websites