Información

¿Quieres adelgazar?

Cremas reductores de Alta Cosmética

Cremas reductoras  asequibles

Productos específicos para hombres

Olores que ayudan a adelgazar

Las dietas más eficaces

Las dietas de las famosas

Adelgazar por internet

Alimentos milagrosos para la dieta

Clínicas especializadas en adelgazamiento

Cirugía contra la obesidad

En nuestro país, orgulloso de su dieta mediterránea, la población come cada vez peor, es más sedentaria y como resultado de ambos factores, se disparan las enfermedades ligadas a la dieta y la falta de actividad física. Todo esto se acelera por la crisis que está llevando a frecuentar, en mayor medida, los restaurantes de comida rápida. Un 13% de la población española tiene problemas de obesidad y otro 39% presenta sobrepeso. Le sobran kilos a un 52% de los ciudadanos, una cifra más abultada que la de los países del Norte de Europa.

E  d Es una de las principales causas de mortalidad en las sociedades desarrolladas y condicionada el enfoque desde el que haya de afrontarse el problema, por lo que no debería abordarse como un mero inconveniente estético sino como una patología que debe ser tratada por médicos especializados. Mientras que Estados Unidos se mueve en una franja de sobrepeso que oscila entre el 70% y el 80%, en España se ha rebasado ya la frontera del 60%, porcentaje que sitúa a nuestro país como uno de los más obesos del mundo. Las cifras expuestas han sido confirmadas también por el Ministerio de Sanidad, quien advierte de que uno de cada dos adultos españoles tiene exceso de peso, números que suponen un gasto total cercano al 10% del presupuesto sanitario.  España ha triplicado sus cifras en lo que a niños obesos se refiere, pasando del 5% al 16%, estadística que la sitúa en los primeros puestos de Europa.

          Diagnósticos y tratamientos

                        La obesidad podría definirse como un exceso de grasa que condiciona la salud de la persona. Está asociada con un aumento de la mortalidad y de la morbilidad o prevalencia de múltiples enfermedades (diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, problemas gastrointestinales, artritis, trastornos respiratorios, dermatológicos y endocrinos, cálculos biliares o cáncer).  Entre los tratamientos más modernos y eficaces  se encuentran: el balón intragástrico BIB, la banda gástrica ajustable LAP-BAND, la grastroplastia tubular por laparoscopia y el by pass gástrico por laparoscopia. Son técnicas que precisan de un absoluto seguimiento médico-clínico durante todo el proceso.

       Tratamiento para la obesidad sin cirugía: balón intragástrico (BIB) 

Es un balón de silicona suave y expansible que se introduce en el estómago a través de la boca sin necesidad de cirugía y bajo sedación. Se retira a los 6-8 meses del mismo modo en que se introdujo. El sistema del BIB tiene por finalidad ayudar a perder peso a las personas que estén por encima de su peso ideal por lo menos un 40%, o de 20 a 25 kilos de sobrepeso. Además, el sistema BIB puede ser particularmente útil para pacientes considerados demasiado obesos o con riesgos excesivos para intervenciones quirúrgicas agresivas.

 Tratamiento para la obesidad con cirugía de mínima invasión: banda gástrica ajustable (LAP-BAND)

En este procedimiento, se implanta una banda hueca hecha de silicona que se coloca por cirugía laparoscópica alrededor del estómago cerca de su extremo superior, creando una pequeña bolsa y un conducto de salida pequeño. Este pequeño conducto retarda el vaciado de los alimentos desde la bolsa y produce una sensación de saciedad. La Banda se puede apretar o aflojar con el tiempo para cambiar el tamaño del conducto.

Gastrectomía tubular por laparoscopia

Consiste en reducir el tamaño del estómago creando uno nuevo en forma de tubo. También se realiza por cirugía laparoscópica. Es el sistema más adecuado y de menos riesgos para pacientes que no pueden someterse a un seguimiento muy continuado. Las revisiones obligadas son cada seis meses.

 Bypass gástrico por laparoscopia

Es una técnica en la cuál se deja un pequeño estómago de 15 a 30 ml, que se conecta directamente al intestino delgado. De esta manera la comida salta un gran segmento de intestino delgado y se disminuye con ello la absorción calórica y de nutrientes. Además, debido al reducido tamaño de la porción de estómago que se deja, se reduce la cantidad de comida que se puede ingerir. El estómago es más pequeño y hace que sienta saciedad en forma rápida. Todos los tratamientos descritos se acompañan de normas e instrucciones dietéticas y de ejercicio físico con el objetivo de conseguir la mayor eficacia en la pérdida de peso.

e. Cirugía plástica de reconstrucción

También se realizan todo tipo de cirugías plástica, como abdominoplastia, cirugía de brazos, piernas, mamas, en casos en el que la pérdida de peso haya producido un serio deterioro de los tejidos. Con ello se consigue un físico completamente distinto al que al paciente tenía antes de tratar su obesidad.

            En cualquier caso, y al margen del tratamiento establecido, mediante un programa de reducción de peso se puede conseguir:

-          Normalización sostenida del peso, que sólo ocurre ocasionalmente.

-          Pérdida de peso acompañada de reducción de los factores de riesgo peso-dependientes asociados, especialmente cardiovasculares. Pérdida de peso acompañada de alguna mejoría de los parámetros de riesgo. Mantenimiento de un peso estable. Para todo ello cabe apoyarse en una serie de técnicas de apoyo

1.       Nutrición

Desde un principio se informa detalladamente al paciente de los objetivos a conseguir, del plan de alimentación así como del cambio de hábitos y costumbres que ha de cubrir durante el programa. Todas estas indicaciones estarán perfectamente supervisadas por un profesional experto en nutrición.

2.       Terapia física

La actividad física mejora la irrigación del corazón, promoviendo la creación de nuevos vasos colaterales. Asimismo, contribuye a disminuir el número de latidos por minuto, hecho que salvaguarda el buen funcionamiento del corazón. Además, el deporte mejora también la capacidad del aparato respiratorio, aumentando la capacidad vital respiratoria.

Terapia psicológica

Si se acepta que existen variables cognitivas y comporta mentales en el desarrollo y mantenimiento de la obesidad, el tratamiento debe concebirse de manera multidisciplinaria, interviniendo criterios nutricionales y psicológicos. De esta manera se logra una mayor adhesión a la terapia y un mantenimiento del peso perdido.

www.institutodeobesidad.com

 

 

 

© Copyright. Aviso legal Websites