Información

 

Cómo elegir un traje de baño 

La medicina descubrió a finales del siglo XIX que los baños de sol eran buenos para la salud y la gente comenzó a visitar las playas pero no fue hasta los años 20 del siglo XX cuando se atrevió a bañarse en el mar. Lo hacía con la ropa que llevaba habitualmente hasta que el danés Carl Jantzen, inventó un tejido elástico y adaptable con el que se fabricó el traje de baño de una pieza, con mangas y falda hasta la rodilla.

En 1930 el ingeniero francés Louis Réard inventó en bañador de dos piezas aunque  nadie estuvo dispuesto a lucirlo en público hasta 1946 en que una famosa cortesana y nudista decidió hacerlo. También ese año  se llevaron a cabo explosiones nucleares en las islas Bikini en el Pacífico Sur y alguien comentó  "Señor Réard, su bañador va a ser más explosivo que la bomba en Bikini", y ese fue el nombre que  en su presentación a la prensa.

El bikini ha luchado durante más de 50 años por imponerse al traje de una pieza sin conseguirlo. Hasta muy poco tiempo seguía siendo una prensa informal y juvenil y el bañador de una pieza seguía ostentando el título de prenda elegante para el baño.  Si embargo en los últimos años ha tenido un éxito indiscutible al han que han contribuido los diseñadores de ropa joven, también diseñadores de bikinis en su mayoría, con las faldas y pantalones  a la cadera que dejan al descubierto la tripa, por lo que hacen necesario su bronceado.

Cada momento tiene su bañador

Si se trata de encontrar la prensa más confortable para tomar el sol elegiremos un bikini no muy grande,  sin embargo para  correr los 100 metros lisos elegiremos uno  mayor que se ajuste bien al cuerpo como los que usan las atletas. Para  disfrutar un día de playa y para bañarnos en el mar o la piscina, el traje ideal es el de una sola pieza. Es el más confortable, el que estiliza más la figura, el que permite bañarse sin estar pendiente de que el golpe de una  ola  nos desnude la playa, etc.

En lo que se refiere a los colores hay que buscar siempre uno que contraste con la piel. Los tonos azules son recomendables para pieles blancas; sin embargo, las pieles muy blancas deben evitar los colores fuertes, como azul intenso o negro; las pieles bronceadas, con cabello oscuro, están estupendas con tonos pasteles. En general los tonos oscuros estilizan y  esconden lo que no se quiere mostrar, los colores claros hacen más presente el cuerpo y las flores y estampados resaltan la zona en la que están. En cualquier caso,  a todo el mundo le sienta mejor, le hace más esbelta y delgada, el bañador de una pieza que el de dos.

Los materiales de los que está hecho cualquier bañador,  la lycra  el nylon y otras fibras sintéticas, restringen la circulación de aire y mantienen la humedad, modificando el entorno de las bacterias que protegen  la vagina, propiciando que se generen hongos e infecciones. Sea cual sea el material del traje de baño procure seguir las siguientes recomendaciones a la hora de adquirirlo y usarlo:

  • Elige los que tienen forro de algodón.

  • Pruébalo con ropa interior

  • Lávalo antes de usarlo por primera vez.

  • Cuando salgas de la piscina o el mar sécalo con una toalla tratando de absorber la mayor cantidad de agua posible y cámbialo por otro seco si es posible..

  • Lávalo bien cada día después  de usarlo

 

Volver a... Belleza Interior