Encontrarás dragones

Un apunte

La película

Roland Joffé

San Josemaría

El Título

El Opus Dei

Valores que encarna

Santos y pecadores

Trabajar con Joffé

La Guerra Civil

Escenarios

El reparto

 

 

 

Encontrarás dragones y el Opus Dei

Joffé es perfectamente consciente de las controversias que suscitará Encontrarás dragones, sin perder de vista todo lo relativo al Opus Dei, una institución de la Iglesia que muchos conocen únicamente por su descripción en el Código Da Vinci.

Nos encontramos, por lo tanto, ante una temática muy alejada de los esquemas habituales de Hollywood.

Un periódico londinense afirmó que Joffé se había “vuelto loco” al embarcarse en un proyecto de este tipo. Sin embargo, para Joffé este tipo de actitudes dicen mucho más del estado actual de la industria del entretenimiento que de sí mismo.

Y se pregunta: “¿porqué para algunos el hecho de trabajar en un proyecto en que se aborda la cuestión de Dios parece de entrada un síntoma de locura?”

“El hecho es que la creación en sí misma plantea un enorme interrogante y ese interrogante contiene una belleza inmensa. Si estar interesado en indagar y sentir esa belleza es un signo de la locura, entonces la cordura consistiría en algo vacío y no estoy seguro que yo estuviera dispuesto a aceptarla”.

“Sin embargo, gran parte de Hollywood parece operar bajo esas premisas -continúa Joffé-. A algunos les cuesta mucho comprender que algo pueda ser entretenido y espiritual a la vez. Me desconcierta profundamente que tengamos que enfrentarnos a ese dilema, que considero fruto de una idea reduccionista de lo que significa ser persona. Y en consecuencia, prefieren hacer películas en las que las personas se convierten en simples máquinas de matar, en objetos sexuales otipos de comedias intrascendentes. Esto me parece que es algo bastante triste para los creativos, que somos personas que nos preguntarnos constantemente quienes somos, para qué vivimos y por qué”.

De hecho, la temática de la película es, en algunos aspectos, muy propia de Joffé, ya que habla de conflicto y redención, de sacrificio y de idealismo. “Son temas que se encuentran en muchas en mis películas, en la que los personajes se plantean unas cuestiones profundamente humanas.

 ¿Qué sentido tiene mi vida? ¿Qué significado quiero darle a todo lo que hago? En el último momento, antes de morir, ¿qué me hubiera gustado haber hecho en esta tierra? ¿Qué tipo de cosas hacen que mi existencia merezca la pena ser vivida?”.

Por otra parte, no estamos ante una “película del Opus Dei”, aunque Joffé –director, guionista y productor del film- haya pedido el asesoramiento de un sacerdote de esa institución para algunas cuestiones históricas, al igual que hizo en La Misión con un sacerdote jesuita, Daniel Berrigan.

“Por otra parte –dice Joffé-es un mito, nacido de la ignorancia, pensar que el Opus Dei es una poderosa organización monolítica, con unos determinados intereses políticos y una estrategia concreta de actuación en la sociedad civil. Por lo que conozco del Opus Dei, y lo conozco bastante, sigue fiel al pensamiento de Josemaría, en el que la libertad y la responsabilidad de cada persona son dos realidades extremadamente importantes. Hay personas del Opus Dei con muy diversas tendencias políticas: unos son liberales, otros son conservadores, y otros son claramente de izquierdas.

El Opus Dei es una institución de la Iglesia Católica que trata de ayudar a las personas en su relación con Dios. Cree en las mismas doctrinas que la Iglesia y en cuanto organización no tiene unos puntos de vista propios, ni tampoco intenta que sus miembros los tengan, salvo las enseñanzas de la Iglesia”.

Paradójicamente, algunas visiones falsas y engañosas, como las del El Código da Vinci, han permitido al Opus Dei mostrar su propia realidad ante los medios de comunicación que aún daban crédito a determinados mitos.

 Los que han fabricado maliciosamente ese producto –señala Joffé, refiriéndose a la película sobre el Código- no tenían demasiado interés en conocer ni en mostrar la realidad del Opus Dei. Y añade que muy posiblemente, en cualquier otra película en la que apareciera el Opus Dei hubiera aparecido la figura de un comunista o de un terrorista árabe. “Pero en mi interior algo me dice que esos modos de actuar son profundamente indignos”.